Avivando la llama profética

MUY PRONTO

Categoría:

Descripción

La Profecía activa el viento que manifestará los cambios.

 

“Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová” (Ez 37:4).

 

Y en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes verán visiones, Y vuestros ancianos soñarán sueños; Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán” (Hch 2:17-20).

Frente a un estado de cosas donde más que nunca se hace necesaria la comprensión de las cosas que suceden. Y más aún, cuando lo falso no solamente ha aumentado, sino que, como podemos observar no sin cierto grado de asombro, ha logrado tomar en gran parte el lugar que le corresponde a la revelación de la verdad. No podemos quedarnos impasibles, sin responder a la advertencia de la necesidad de desarrollar un claro conocimiento en cuanto a este estado de cosas.

Es imprescindible, si es que queremos fluir de forma eficaz con Dios, en este temporada de la Iglesia, la comprensión y aplicación, mediante revelación. Lo cual, Dios nos aporta en su bendita palabra para éstos específicos de los últimos tiempos.

 

Este curso no será extenso, de modo que le insto a aprovecharlo. Estaré hablando de cosas que no he enseñado, aunque afirmaré otras. Es mi aspiración, por medio de este curso, arrojar luz a situaciones con las que muchos de nosotros que nos movemos en niveles proféticos lidiamos en el cada día, y que tal vez, nos cuesta fluir con ellas. Y recordemos que todos hemos sido ungidos por el Espíritu Santo, lo cual nos habilita para ello.

Aunque, claramente, también estaré abordando aquellos temas, que poco hablamos en general, pero que no solo son interesantes, sino imprescindibles, en especial porque nos aportan un fortísimo cimiento de estabilidad para soportar la gran cantidad de información que hoy se mueve. Sobre todo, para poder ser realmente efectivos en el discernir lo bueno y lo malo, pudiendo “entresacar” lo bueno de lo vil, (Jr 15:19).

Si nos percatamos, al leer el verso, se nos dice que en ello está toda nuestra seguridad y fortaleza.

“Por tanto, así dijo Jehová: Si te convirtieres, yo te restauraré, y delante de mí estarás; y si entresacares lo precioso de lo vil, serás como mi boca. Conviértanse ellos a ti, y tú no te conviertas a ellos” (Jr 15:19).

Un mover profético, por medio de Dones, Ministerio u Oficio, debe tener el respaldo del conocimiento de tiempos, y propósitos. Pues, obtener lo que recibimos de Dios, es tan importante como su aplicación.

Debemos saber, que todos aquellos que nos movemos en el Poder del Espíritu Santo, tenemos la imperiosa responsabilidad de conocer como hacerlo, con la Sabiduría de Divina.

Lecciones:

1-El Mesías y el espíritu profético.

2-La viña del Señor.

3-El Evangelio anunciado.

4-Jesús y la ley.

5-El Poder de su nombre.

6-La unción en el valle.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Avivando la llama profética”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *